Mara Seminario: “Hoy en día no basta con tener la habilidad natural”

imagen referencial
Octubre 05, 2016

En entrevista con el Diario Perú21, la gerente general de Fundación Romero, Mara Seminario, dio detalles del amplio trabajo que viene realizando la organización por los emprendedores.Acompáñenos a revisarla.

En entrevista con el Diario Perú21, la gerente general de Fundación Romero, Mara Seminario, dio detalles del amplio trabajo que viene realizando la organización por los emprendedores.Acompáñenos a revisarla.

“Se es emprendedor en cualquier etapa de tu vida, no solo en los negocios. Puedes trabajar en una empresa y ser emprendedor. Es poner tus objetivos claros, a dónde quieres llegar y a partir de eso trazar las rutas para lograrlo”.

La Fundación Romero desde hace más de 10 años trabaja en ideas para los jóvenes emprendedores del Perú. Así crearon el premio Para quitarse el sombrero, que impulsa el espíritu emprendedor, y el Campus Virtual Romero, una plataforma de educación online gratuita. Para Mara Seminario, gerenta de la fundación, de nada sirve ser emprendedor si no se estudia.

¿Qué está haciendo la Fundación Romero por los jóvenes?
Darles herramientas para que puedan tener sus propios negocios, lanzar sus emprendimientos o mejorar, incluso, su empleabilidad. A nuestro campus virtual puede acceder cualquier persona que quiera estudiar.

¿Qué tal ha sido la respuesta?
Tenemos más de 1,500 personas certificadas y un tráfico de 70 mil inscritas. Hay una gran necesidad de poder estudiar, y no solo estudia gente joven.

Para quitarse el sombrero ya tiene varios años…
Hemos logrado que mucha gente participe, que presente sus ideas de negocio. No se trata solo de regalar la plata, sino que en la medida de lo posible lleven adelante el negocio.

Existe la idea de que las empresas privadas solo venden, pero no aportan más allá. Que su único fin es lucrativo.
Dionisio Romero siempre dice: Hacemos Para quitarse el sombrero porque queremos que haya más empresarios. Él también cuenta la historia de su abuelo y sus sombreros para que no se tenga la idea de que la gente que tiene hoy una posición empresarial siempre fue así sino cómo con esfuerzo se construye.

Cada vez hay más emprendedores, ¿no?
El Perú es un país de emprendedores. Y el país también ha cambiado. En los años ochenta había mucho emprendimiento por necesidad. Hoy día, que el país tiene un mayor grado de desarrollo, tenemos que buscar emprendimientos por oportunidad, que buscan emprender en el sector económico que está en desarrollo. En las primeras ediciones de Para quitarse el sombrero recibíamos proyectos de, por ejemplo, el yogur de aguaymanto, muffins; y el año pasado hemos premiado un proyecto megatrónico, software, a una señora en Villa El Salvador que quiere poner una biblioteca. Hay una evolución en el tipo de ideas.

Pero faltan más empresas que apuesten por iniciativas como las de ustedes.
A la responsabilidad social hay que darle una mayor proyección.

Porque la responsabilidad social muchas veces es vista como decorativa.
Es importante mirar las necesidades reales que hay. Tenemos que ver cómo logramos que esto sea escalable, buscar financiamientos externos. En responsabilidad social comparto mucho lo planteado por Porter y Kramer sobre el valor compartido; es decir, que las iniciativas para ser escalables tienen que generar utilidades en las empresas. Hay muchas iniciativas donde la gente ha creado expectativas y a la hora de la hora, se va la empresa y se acaba la iniciativa. Lo que hace el Grupo Romero es dar herramientas para generar mayor autoempleo y perfiles de mejor empleabilidad.

En relación con otros países, ¿somos realmente un país de emprendedores?
Por supuesto. Pero junto con eso somos un país muy informal. Hay estudios que dicen que el 70% de la Población Económicamente Activa (PEA) es informal. Entonces, también queremos que la gente, a través de la capacitación del campus virtual, entienda que, en el largo plazo, es más barato ser formal. Si eres formal, construyes una historia de compras y ventas, para futuro crecimiento. No solo es necesario ser un buen negociante, sino también entrar en la formalidad.

¿Qué más debemos corregir?
La planificación. Es bien importante hacer análisis de los entornos, de los sectores económicos.

Pero eso es conocimiento. El ser informal tiene que ver más con el ser…
Yo no creo que alguien sea informal porque quiera. Cuando eras chico, salió la norma de que nadie podía manejar sin cinturón de seguridad. Hoy día, no te imaginas que nadie se suba a un auto y no se ponga el cinturón de seguridad. Hay consciencia. Hay que impulsar, promover y reconocer las buenas prácticas.

¿Cómo definiría el ser emprendedor?
Se es emprendedor en cualquier etapa de tu vida, no solo en los negocios. Puedes trabajar en una empresa y ser emprendedor. Es poner tus objetivos claros, a dónde quieres llegar y a partir de eso trazar las rutas para lograrlo.

¿Hay una generación que no hemos tenido antes en el Perú?
El mundo ha cambiado. Y en el Perú, desde la caída del terrorismo, las cosas comenzaron a cambiar. Hay más oportunidades de mercado, Internet.

¿Qué le aconsejaría a una persona que busca canalizar sus ideas?
Que estudie y aprenda a hacer un plan de negocios. Ya no estamos en el momento en que ‘tengo mil soles y me voy a comprar polos para vender’ sino hay que hacer un plan de negocios, evaluar el entorno. Los tiempos de pararse en la esquina han pasado. Ahora competimos con el mundo. Hoy en día no basta con tener la habilidad natural, hay que desarrollar el potencial que se tiene.